lunes, 28 de enero de 2013

NORMAN BETHUNE, EL ALMIRANTE BASTARRECHE Y LA MASACRE DE LA CARRETERA MÁLAGA - ALMERÍA


El nombre del Almirante Bastarreche es ostentado por  una de las plazas de Cartagena, presidida por su busto, plaza que hoy ocupa el espacio de lo que en su día se denominó Puertas de San José. 
A los requerimientos de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena, para que tanto la placa con su nombre, como el busto, sean retirados de esta plaza, el Ayuntamiento de la ciudad responde que se trata de un benefactor de la ciudad, que trajo hasta ella las aguas del Taibilla.

Pero, aparte de que el proyecto de traída de las aguas se debiera al gobierno de la II República, quiero resaltar cuál fue el mayor mérito de este fascista a quien incomprensiblemente nuestra corporación municipal quiere continuar honrando: 

El Almirante Bastarreche,1º por la izquierda,
junto a altos cargos del ejército nazi
Francisco Bastarreche comandó los buques Canarias, Baleares y Almirante Cervera en el ataque a la población civil en el crimen de la carretera de Málaga a Almería, secundado por tropas nazis y fascistas italianas.
15.000 ancianos, mujeres y niños cayeron bajo los cañones de Bastarreche.

 Quisiera hoy, en los umbrales del mes de febrero, muy próxima la fecha del aniversario de esta matanza, documentar esta afirmación con un fragmento del relato al respecto realizado por Norman Bethune acerca de lo acaecido el 7 de febrero de 1937:

Lo que quiero contaros es lo que yo mismo vi en esta marcha forzada, la más grande, la más horrible evacuación de una ciudad que hayan visto nuestros tiempos.
Imaginaros ciento treinta mil hombres, mujeres y niños que huyen en busca de refugio, temerosos del ejército nacionalista del general Queipo de Llano. No hay más que un camino. No hay más vía de escape. La ciudad que buscan es Almería, y hay que andar hasta allí más de doscientos kilómetros… huyendo entre declives de más de treinta metros. Un camino encajonado entre los altos picos de la Sierra Nevada y el mar…hay que andar cuarenta o cincuenta kilómetros al día, una caminata de cinco días con sus noches… Y no encontrarán alimento en los poblados por donde pasan ni medios de transporte. Tienen que caminar, caminar, mujeres, ancianos y niños… tambaleándose, tropezando, abriéndose los pies en los pedernales polvorientos, mientras que los fascistas los bombardean sin piedad desde los aviones y los cañonean desde el mar.
“Es una inmensa hilera humana que se estira de Málaga a Almería… aunque menos conocido que otros fue el hecho más criminal de la guerra civil: más que las matanzas de Badajoz, más que el bombardeo de Guernica…
Norman Bethune
   
Norman Bethune
en su foto de graduación

Pero, ¿quién fue nuestro narrador? ¿quién fue Norman Bethune?
Henry Norman Bethune, natural de Gravenhurts (Ontario, Canadá) fue un doctor, un innovador médico del que actualmente sabemos que desarrolló el primer servicio móvil de transfusiones de sangre, en España, en 1936.
Matriculado en la Universidad de Toronto, en 1909, interrumpió sus estudios de Biología durante un año para dedicarse a impartir clases como voluntario en los campamentos de trabajadores inmigrantes.
Norman Bethune
en el campamento para inmigrantes

Retomó su formación, matriculándose en Medicina, para volver a abandonar al estallar la Primera Guerra Mundial, apuntándose voluntariamente como camillero.
Tras ser herido en Bélgica, volvió a su país y continuó los estudios, obteniendo el título de médico en 1916, para alistarse en la Royal Navy, como cirujano con el título de teniente, ejerciendo en el hospital Cathan (Sur de Londres)
Al llegar la paz se convierte en su país en un auténtico pionero en cirugía torácica con un gran prestigio en Canadá, pero cada vez se sentía menos motivado por los tratamientos quirúrgicos y más preocupado por el aspecto socioeconómico de la enfermedad, proponiendo al gobierno canadiense la creación de una red de asistencia sanitaria gratuita para los más desfavorecidos, red en la que tuvieran derecho todas las clases sociales a medicinas y tratamientos.
Consecuente con sus convicciones, fundó una clínica bajo esas condiciones, así como una escuela para que los hijos de los trabajadores pudieran recibir instrucción.

Al estallar, en 1936, la guerra civil española, la Comisión de Ayuda a la Democracia Española le invitó a encabezar la Unidad Médica de Canadá en Madrid, hacia donde partió en noviembre de ese año.
Norman Bethune en la Sierra de Guadarrama
Ante las frecuentes muertes por pérdida de sangre entre combatientes cuyas heridas no parecían graves, Bethune desarrolló las unidades médicas móviles para llevar a la práctica su idea de las transfusiones de sangre in situ, organizando un servicio para recoger la sangre de los donantes y trasladarla al campo de batalla.
Norman Bethune y el equipo de la Unidad de Transfusiones

En febrero de 1937, ante las noticias de lo que estaba ocurriendo, se trasladó a Almería para socorrer a los refugiados huidos de Málaga, población civil que huía de la represión fascista, siendo testigo de uno de los episodios más brutales de la guerra civil española.
El masivo asesinato de la población civil que huía desde Málaga hacia Almería es mucho menos conocido que los hechos de Badajoz o de Gernika, pero mucho más cruento, más aterrador...
Ese domingo, 7 de febrero, todo un pueblo en fuga escapaba de la ciudad de Málaga que estaba siendo ocupada por las legiones de italianos y alemanes y por los moros del tercio.
Al comprobar Bethune la dimensión de la tragedia, decidió desmontar los utensilios médicos de la ambulancia y utilizarla para transportar a los niños y los ancianos, tarea que durante tres días, sin descansar ni siquiera por la noche, realizó en compañía de sus ayudantes Hazen Size y Allan May.
Norman Bethune
junto a la unidad de transfusiones

Unas población mayoritaria de civiles desarmados huye despavorida de las columnas italianas, mientras que, sin piedad, es atacada desde el aire por la aviación alemana y desde el mar por los buques franquistas, comandados por el asesino Bastarreche.


El Almirante Cervera, uno de los buques
que bombardeó a la población civil

Los recuerdos de los horrores que presenció le persiguieron hasta el final de sus días.
"España es una herida en mi corazón - decía - Una herida que nunca cicatrizará. El dolor permanecerá siempre conmigo, recordándome siempre las cosas que he visto".
En su diario escribió todo lo que vio durante esos días. Narra lo que fue esa evacuación en masa, y lo cuenta todo después de esos tres interminables días con sus noches. Al día y la noche siguientes comenzó a relatarlo todo bajo una especie de ataque de furia. Cuando terminó, se asomó a la ventana con el cristal roto del hospital de niños, mirando la ciudad de Almería, aún humeante bajo la luz del amanecer.
Podéis, a continuación, leer el relato completo al que pertenece el fragmento citado más arriba, el relato que hizo Norman Bethune tras las más de setenta y dos horas de duración del holocausto que pudo presenciar:
Huída hacia Almería


“Lo que quiero contaros es lo que yo mismo vi en esta marcha forzada, la más grande, la más horrible evacuación de una ciudad que hayan visto nuestros  tiempos. Habíamos llegado a Almería el miércoles 10, a las cinco de la mañana. Traíamos de Barcelona un camión con  sangre preparada para transfusiones con destino a los heridos de Málaga. En Almería supimos la noticia de la caída de Málaga y nos aconsejaron que siguiésemos nuestro camino, porque se tenía por seguro que Motril había caído también.  Entonces resolvimos  ir a ver en qué condiciones se estaba llevando a cabo la evacuación de heridos. Salimos por el camino de Málaga, a eso de las seis de la tarde, y a unos cuantos kilómetros nos encontramos con los que encabezaban la desventurada procesión. Venían primero los más fuertes, los que habrían podido transportar sus cosas en burros, mulas y caballos. Luego, el espectáculo se hacía más lastimoso. Miles de niños (contamos cinco mil menores de diez años), y por lo menos mil de entre ellos descalzos y cubiertos apenas con  harapos. Las madres los llevaban echados al hombro o tiraban de ellos por la mano. Pasó un hombre con sus dos pequeños a la espalda, niños de uno y dos años, y cargando además con cacerolas y trastos, y recuerdos queridos de su hogar… Había mujeres que no podían dar un paso más: la sangre de las úlceras de sus piernas hinchadas teñía de rojo sus alpargatas blancas. Muchos viejos abandonaban toda esperanza y, tumbados en la cuneta del camino, esperaban la muerte.

Nuestro coche se abría paso a duras penas… Los refugiados pasaban al lado del camión, como si no lo vieran. Seguían caminando cansinamente, con los ojos entornados hacia el suelo como síntoma inconsciente de extenuación… Las  mujeres avanzaban lentas con sus vestidos oscuros… Tenían la cara y los ojos congestionados por el polvo y el sol de cuatro días, y levantaban hacia nosotros, en sus brazos cansados, los cuerpecitos de sus hijos…  Los niños llevaban solamente su pantalón y las niñas su vestido ancho, medio desnudos todos bajo el sol… Niños con los bracitos y las piernas enredados en trapos ensangrentados: niños sin  zapatos, con los pies hinchados; niños que lloraban desesperados de dolor, de hambre, de cansancio… cuatro días perseguidos por los aviones de los bárbaros fascistas, y cuatro noches de caminar  en grupo compacto hombres, mujeres, niños, mulas, burros y  cabras, tratando de mantenerse juntas las familias, llamándose por el nombre propio, buscándose en las sombras.
Huída hacia Almería

Al principio eran grupos dispersos… Después aparecían a intervalos más frecuentes, y por último una hilera continua, unos pisando los talones a los otros… Parecían haber nacido del suelo… Una fila interminable a lo largo del camino con el sol encima y el mar debajo. Entre el murmullo del mar y el eco de los montes el único ruido era el de las sandalias de esparto arrastradas sobre las piedras, el silbido de la respiración cansina y el lamento que salía de los labios agrietados. Eran de todas las edades, pero sus caras estaban dibujadas con los mismos rasgos de agotamiento.
Una mujer sujetando su vientre, sus ojos abiertos, aterrorizados. 
Pasaban al lado de nuestro camión sin expresión... Sise detuvo el camión. Yo salí y me paré en medio de la carretera… No tenían fuerzas para seguir, pero temían detenerse. Decían que los fascistas venían detrás de ellos. ¿Málaga? Sí, Málaga había caído…  
Volví al camión… Yo pensaba en Málaga. En algún lugar habría nuevas defensas… Al final del camino habría lucha, heridos moribundos que necesitarían la sangre que habíamos traído desde Madrid.
Aceleramos la marcha. La carretera se inclinaba y la línea de refugiados se hacía más ancha. Llegamos a una curva en dirección al interior, una pequeña subida,  y de repente una bajada hacia una llanura. Sise sorprendido, pisó el freno bruscamente… Una muchedumbre de personas y animales ocupaba todo el ancho de la carretera…. La llanura se extendía tan lejos como la vista podía alcanzar, y por ella serpenteaba una hilera de treinta kilómetros de seres humanos, como un gusano gigantesco con innumerables pies que levantaba una nube de polvo que se extendía hasta más allá del horizonte a lo largo de la árida llanura y se elevaba hasta las montañas… La carretera  ya no se veía en ningún sitio. Estaba desbordada por los refugiados. Comenzamos a descender lentamente. Sise tocaba la bocina sin parar… Ellos no prestaban atención… Simplemente fluían a los lados del coche con la vista baja golpeándose contra los costados y después ocupando de nuevo todo el ancho de la carretera… Una rápida mirada a lo largo del camino le producía a uno un fuerte escalofrío: kilómetros de gente, y en medio miles de niños.
Ancianos y niños subiendo a la ambulancia

…¡Venían de Málaga, andando  durante cinco días y cinco noches…! 
Después la masa de gente caminante cambió casi imperceptiblemente, como un manantial que de pronto se torna lodo. Juré en voz baja: ¡Militares! Al principio unos pocos, pero un kilómetro más allá venían a cientos. A miles. Sus uniformes estaban rotos; sus armas inservibles; las caras, con barbas de días; los ojos, hundidos por la derrota… Eran refugiados como el resto, en silencio, tristes, huyendo… Teníamos que maniobrar entre los carros rotos y los camiones abandonados. Los burros moribundos habían sido arrojados a las playas, donde la  gente yacía también, con  la lengua inflamada en sus bocas secas… Paramos un momento… y fuimos engullidos por una multitud de súplicas, de manos intentando alcanzar el camión, gente pidiendo agua y transporte.
Les dimos nuestras cantimploras y seguimos avanzando… Pronto se  hizo  la  noche.  A  nuestro  lado  oíamos  el  paso  apretado  de  los refugiados. Sin luces era imposible conducir…, y al fin nos detuvimos…  Un grupo de militares se acercó a nosotros. – Los fascistas avanzan deprisa hacia el este -  nos dijeron. La siguiente ciudad era Motril, y ya debía estar en manos enemigas… No había frente. No había resistencia. Toda la región costera estaba cayendo en manos de las tropas extranjeras de Franco…

Resolvimos regresar para dedicarnos a transportar a los más desvalidos… Descargamos el equipo y las existencias de sangre…, para hacer sitio y mandar el material con la primera ambulancia que pasase…, después abrimos las puertas traseras. Se podía ver la excitación en los rostros de  los refugiados. Todos esperaban,  pero sin saber si tendrían posibilidades…
Unidad de transfusiones
 Una multitud de padres y madres se apretó alrededor del coche. Decidimos transportar a  las familias que tuviesen más niños, y a los niños sin padres, que eran incontables. Llevábamos treinta o cuarenta personas en cada viaje.
Así estuvimos cuatro días y cuatro noches yendo y viniendo, trabajando esforzadamente para evacuar a la población que quedaba de toda una ciudad…. Sise estuvo al volante durante cuarenta y ocho horas mientras  yo me quedaba en la carretera preparando el siguiente grupo. Nuestras caras estaban ya partidas por falta de sueño. Perdimos la noción del tiempo.
Vivíamos con el dolor de los que se quedaban atrás… Trabajábamos sabiendo que cada viaje podía ser el último y con el miedo de que los últimos evacuados fueran aniquilados por los fascistas… En cada viaje a Almería Sise se detenía para pedir ayuda de camiones, carros o cualquier otro medio para acelerar la evacuación. En la ciudad no quedaba ya nada que se moviera sobre ruedas… 
En el Hospital del Socorro Rojo de Almería, los refugiados recibían atención médica, alimento y ropa.  Al incansable esfuerzo de Hazen Sise y Thomas Worseley se debe la salvación de muchas vidas. Iban y venían alternando, día y noche, durmiendo a campo abierto entre los turnos, sin más alimento que naranjas y pan.

Durante el día trabajamos entre nubes de polvo, bajo el sol que quemaba la piel, con los ojos enrojecidos y con las tripas haciendo ruido. De noche, el frío era insoportable y deseábamos el calor de nuevo. Un profundo silencio reinaba entre los refugiados. Yacían hambrientos en los campos, atenazados, moviéndose solamente para mordisquear alguna hierba. Sedientos, descansando sobre las rocas o  vagando temblorosos sin rumbo con la mirada vidriada y perdida por la alucinación. Los muertos estaban esparcidos entre los enfermos, con los ojos abiertos al sol.
Los aviones alemanes

Entonces, unos cuantos aviones pasaron sobre nuestras cabezas. Brillantes aviones plateados: bombarderos italianos y Heinkels alemanes. Se lanzaron  hacia la carretera y, como una maniobra de tiro rutinaria, sus ametralladoras trazaban dibujos geométricos entre los refugiados que huían…

De nuevo vi el camión que  volvía. Cargamos a cuantos pudimos. Esta vez subí yo también, llevando a un niño en mis brazos, que gemía y me miraba con ojos febriles. Probablemente meningitis... Yo esperaba llegar a tiempo a Almería. Me quedé dormido… Cuando desperté vi el camión bajando lentamente la cuesta del último kilómetro… Decenas de miles de refugiados surgían de entre las montañas y se extendían como un abanico. Parecía un enorme enjambre sobre las colinas, la carretera, las playas. Algunos caminaban en el agua para llegar antes a la ciudad. A la entrada de la ciudad el camión avanzaba al mismo paso que la multitud apretada, centímetro a centímetro. Pero al fin estábamos en Almería. 

Como si no fuese bastante haber bombardeado y cañoneado a esa procesión de campesinos inermes a lo largo de su caminata interminable, el día 12 de febrero, cuando el pequeño puerto de Almería estaba atestado de gente refugiada, cuando la población se había duplicado, cuando aquellas cincuenta mil personas exangües habían llegado al sitio que creían un abrigo seguro, los aeroplanos fascistas, alemanes  e italianos, desataron sobre la población nutrido bombardeo…  arrojaron diez bombas en el centro mismo de la ciudad, en la calle principal de Almería, donde, amontonados en el pavimento, dormían exhaustos los refugiados.
Cuando se habían alejado los aviones, levanté del suelo los cadáveres de tres niños… La calle parecía un degolladero, con los muertos y los agonizantes, alumbrado por las llamas de los edificios que ardían. En la oscuridad, los quejidos de los niños heridos, los gritos de las madres agonizantes y las maldiciones   de los hombres, se alzaban en un  lamento de masa hasta hacerse intolerable… Aquella noche fueron ametrallados, desde los aeroplanos, cincuenta paisanos, y hubo más de cincuenta heridos… 
Almirante Bastarreche

A la luz de los edificios ardiendo se veían multitudes de gente que surgían de cualquier sitio, corriendo sin saber hacia dónde, escapando de las bombas o pasando bajo paredes que se tambaleaban, cayendo en los  enormes hoyos que las bombas habían hecho en el suelo, agarrándose y gritando mientras desaparecían… No había ruido de bombas en la dirección del puerto. ¡Los bombarderos no estaban interesados por el puerto!
Iban siguiendo presas humanas. Iban tras los cien mil que habían conseguido huir de ellos en Málaga, que habían rehusado vivir bajo los fascistas, y que estaban ahora acorralados aquí y que hacían un blanco perfecto. Durante una semana habían dejado tranquila Almería… Ahora que la dura marcha desde Málaga había terminado, ahora que los refugiados estaban recogidos entre unos cuantos bloques de ciudad, donde el asesinato en masa requería un mínimo de bombas, ahora Franco estaba saciando su sed de venganza. No importaba nada el puerto. Un puerto no puede pensar, ni desafiar al fascismo,  ni sangrar. Sólo la gente tenía cerebro, corazón, valor. ¡Matadlos, mutiladlos, mostradles las garras despiadadas del fascismo!...

De pronto el bombardeo cesó y  el rugido de los aviones se perdió en el cielo. Las llamas iluminaban las caras de los hombres y mujeres paralizados por el horror… El ataque había pasado, pero quedaban los muertos y los moribundos. Até las heridas de la gente con  tiras de tela sacadas de sus propios vestidos. 
En el centro de la ciudad llegué hasta un círculo de mujeres y hombres en silencio. Dentro del círculo había un enorme cráter abierto por una bomba. Dentro del cráter había tuberías retorcidas, ropas rasgadas, una masa aplastada de lo que una vez fueran seres humanos…
¿Qué crimen habían cometido estos hombres de la ciudad para ser asesinados de modo tan sangriento? Su único crimen había sido el de votar por un Gobierno del pueblo; moderado paliativo contra la carga aplastante de siglos de codicia del capitalismo. Alguien pregunta por qué no se quedaron en Málaga a esperar la entrada de los fascistas. Porque bien sabían lo que había de sucederles. Bien sabían lo que habría de ser de sus hombres y de sus mujeres, puesto que ya ha sucedido muchas veces en otras ciudades capturadas por ellos.  Todos los hombres de quince a sesenta años que no pudiesen probar que se les había forzado a apoyar al Gobierno legítimo, serían fusilados sin más trámite…



Bastarreche junto a Franco













sábado, 12 de enero de 2013

PROYECCIÓN DE "ROJOS, 20 HISTORIAS DE REPRESIÓN FRANQUISTA"

Once de enero de 2013: en el salón de actos de la Residencia Universitaria "Alberto Colao", de Cartagena, tuvo lugar el primer acto que en este nuevo año 2013, reanuda las actividades de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena.
Amparo Pérez Cánovas
y Enrique Jesús Nicolás Paredes
Se proyectó el documental titulado: "ROJOS, 20 historias de represión franquista", perteneciente a un proyecto promovido por la Asociación de víctimas del franquismo 17 N. La película, de 80 minutos de duración, está basada en una serie de documentales que, sumando un total de más de 60 horas de grabación, se encuentras agrupados por temáticas concretas, como la de los campos de concentración, puerto de Alicante, exiliados, brigadistas, maestros republicanos, guerrilleros y Miguel Hernández.

Se recogen en este trabajo los testimonios de boca de los propios protagonistas, de sus hijos/as o nietos/as, de estudiosos de la Historia... veintitrés testimonios que despertaron el interés y conmovieron al público asistente a este acto.
Emilio Vilar
Los protagonistas de esta película son  Enrique Cerdán Tato, Francisco Martínez López "Quico", Paco Escudero,  Aitor Larrabide, Helia González Beltrán, Celia Muñoz, Nicanor Rozada, Guillermo Vignote Mingorance, José Antonio Campuzano, Juan Ramos, Esperanza Martínez, Julia Tello "Amaya", Emilio Vilar, José Eduardo Almudéver, Amparo Panabiere, Antonia Villarejo Durán, José Antonio Mateo, Aurora Bernal, Amada Martínez, José Castaño e Inma Costa.


Guillermo Vignote
y el guerrillero Quico
La historia de la represión franquista se reconstruye en esta grabación, con los escenarios donde sucedieron los acontecimientos, gracias a la variedad de testimonios reunidos.
Helia González Beltrán
Tras unas breves palabras del presidente de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena, procedió a la presentación del trabajo,  como representante de la "Asociación de víctimas del franquismo, 17N", Amparo Pérez Cánovas.
Aurora Bernal

Después de la proyección del documental, se pidió a aquellos protagonistas que se encontraban presentes, que se sentaran a la mesa e hiciesen una breve exposición sobre sus impresiones.



Guillermo Vignote Mingorance
 Emilio Vilar, Francisco Martínez López "Quico", Guillermo Vignote, Helia González, Aurora Bernal y Antonia Villarejo intervinieron narrando algunos dolorosos episodios de su historia personal, historia de cada cual, que no se puede manifestar como individual, sino que forma parte de nuestra memoria colectiva, de la historia de todos y todas quienes han luchado por la defensa de las libertades, como se puso de manifiesto en el documental que caló hondamente en la conciencia de las personas asistentes, proyecto
Antonia Villarejo Durán
basado en una rigurosa investigación histórica y en la difusión de la historia narrada por sus protagonistas, y por estudiosos como Enrique Cerdán Tato, Dolores Cabra o José Eduardo Almudéver, y que en el caso de Miguel Hernández,  también presente en esta película, ha contado con la figura de Aitor L. Larrabide, (presidente de la fundación que ostenta el nombre del poeta oriolano) cuya colaboración se ha manifestado en la elaboración del calendario carcelario de aquél y en la muestra de la vigencia de su mensaje poético.
Amparo Bernal, Antonia Villarejo
y Aurora Bernal
Antonia Villarejo, Aurora Bernal,
Helia González y Guillermo Vignote


Francisco Martínez López "Quico"
Recomendamos el visionado de este documental, impactante y emocional relato, en el que a través de los testimonios de sus protagonistas se nos narra la historia en paralelo de lo ocurrido a los vencidos de la guerra civil española. 
La represión, el miedo, el dolor, la impotencia... son el común denominador de estos fragmentos de vida... El desconsuelo, la angustia, la congoja, la pena, la muerte o el exilio, el trágico destino que les esperaba.
Asistentes a la proyección
Memorias que dejan aflorar los recuerdos bajo una visión optimista donde se destaca la capacidad de la condición humana para adaptarse a las condiciones más extremas.
Asistentes a la proyección


Amparo Bernal



video

Este documental es un viaje emocional desde el puerto de Alicante, último reducto republicano, a los campos de concentración, pasando por el monte de la guerrilla, las aulas de maestros republicanos, las cárceles o el exilio forzoso de las manos de sus veinte protagonistas, hombres y mujeres desconocidos, que no salen en los libros de historia, pero que sin lugar a dudas son historia viva de unas vidas entretejidas que resaltan por su dignidad.


video


video
Para mayor información sobre este tema, en la web www.ROJOS-20.ES o contactando a través de la dirección rojos20historias@gmail.com